Despedida a un primer año de cultura libre

Fotografía: Change the last number! Happy new year! de clement127 licencia CC BY NC ND 2.0

Fotografía: Change the last number! Happy new year! de clement127 licencia CC BY NC ND 2.0

2014 ha visto nacer este proyecto que es Culturatorium y, por tanto, se merece una despedida como es debido. Llegó el momento de hacer balance y repasar los pasitos que, poco a poco, he ido dando en compañia de mucha gente que se ha ido sumando a mis propuestas o que me ha incluido a mi en las suyas.

El primer trimestre del año, aunque todavía en la sombra, fue muy muy intenso. Era época de pensar y repensar. ¿Qué va a ser Culturatorium? ¿Cómo enfocar la labor de gestión de cultural desde nuevos prismas? ¿Por qué es tan importante fomentar una cultura alejada de los elitismos? Y así dí forma al propósito de este proyecto:

Culturatorium acercará la cultura a todos los colectivos de la sociedad, basándose en premisas de participación, accesibilidad y cultura libre.

Se fueron, de igual manera, definiendo las acciones prioritarias que quería llevar a buen puerto durante este primer año. Y entre tanta organización, en mayo nos concedieron el Segundo Premio de Creación de Empresas de la Facultad de Comercio, que fue un impulso para saber que todo iba por el buen camino y que los cimientos de Culturatorium no flotaban en el aire.

En Junio me fui hasta Girona para participar en el Fòrum Impulsa. Esta última edición se centraba en el lema “Abiertos y colaborativos” y sentía que no me lo podía perder. Durante ese fin de semana conocí a otros tantos activistas culturales con los que, tarde o temprano, nos cuadraremos para organizar cositas juntos. Además descubrí, de primera mano, proyectazos como WikiArtMap o PLOS que son referentes en la lucha por un libre acceso al conocimiento.

El verano fue de curro, de mucho curro. Todo para sacar adelante el ccVAD Valladolid Creative Commons Film Festival, al que me uní para la puesta en marcha de su segunda edición y en el que tuve el placer de compartir experiencias con Javi y Antonio, que son dos pedazo de gestores culturales con los que Pucelis tiene la suerte de contar. Tuvimos el apoyo del Museo Patio Herreriano y de La Atómica, sedes del festival, que se implicaron desde el principio en esta aventura para proyectar cine Creative Commons en pantalla grande. Por el ccVAD pasaron alrededor de 300 personas y una treintena de películas, documentales, cortometrajes, web-series y trabajos audiovisuales. Para nosotros fue todo un éxito y ya estamos trabajando en la próxima cita, que volverá en Septiembre de 2015.

A finales de octubre vió la luz #ArtistasLibres, una sección de este blog a la que tengo especial cariño porque se me antonja como una comunidad, que vamos creando poco a poco, y además pone en valor y da una visibilidad que entiendo completamente necesaria a artistas y colectivos que creen en el libre acceso a la cultura y ponen su trabajo a disposición del público de forma flexible. Son una fuente de inspiración y es todo un placer que Culturatorium pueda servirles de escaparate para mostrarle al mundo la calidad de sus obras y explicar las motivaciones personales que les llevan a liberarlas.

Para cerrar el otoño, participé en Pecha Kucha Night Valladolid, donde tuve la oportunidad de compartir mi visión sobre la Cultura Libre y por qué creo que ésta cambiará el mundo y la forma en que consumimos bienes y servicios culturales. Además, fue un evento requetebién organizado en el que seguí tejiendo redes y del que han salido varios proyectos que tendrán lugar a lo largo de este año que empieza. ¡Atentos, que no paramos!

Finalmente, hace a penas dos semanas, comenzamos nuestras actividades formativas con un “Seminario sobre Cultura Libre: Alternativas al copyright para ejercer los derechos de autor” que tuvo lugar en la Agencia de Innovación y Desarrollo de Valladolid. Una quincena de personas compartió conmigo una jornada en la que hablamos del acceso a la cultura como derecho fundamental, de propiedad intelectual, de licencias Creative Commons y nos pusimos manos a la obra con un taller práctico que sirvió para experimentar de primera mano con las licencias de manera colaborativa.

La verdad es que este primer año se ha pasado volando, pero echando la vista atrás, ha dado para mucho. Así que, gracias a 2014 por tantas experiencias únicas y a todos los que habéis formado parte de ellas! Comienza 2015 y en este día uno ya se nota la energía positiva que nos acompañará el resto del año. Culturatorium llegó para quedarse y seguimos trabajando por una cultura más libre y accesible. Como siempre, la puerta está abierta a otras contribuciones e ideas 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *